El bosque es un lugar demasiado oscuro y profundo, tengo promesas que cumplir y mucho que viajar antes de poder dormir...

Encuentra lo que buscas...

30 largos años sin Bon Scott...


Hoy, 20 de febrero de 2010, se cumple el trigésimo aniversario de la muerte de un cantante legendario, un vocalista que marcó una época, un frontman que lo dió todo por el rock mientras se mantuvo en pie. Se cumplen treinta largos años de la muerte del cantante de AC/DC, Ronald Belford Scott, más conocido como Bon Scott. Hoy, sin ninguna duda,  las campanas doblan por él...


Bon Scott nació el 9 de julio de 1946 en Kirriemuir (Escocia). Junto a sus padres, emigró en 1952 a Australia, como otras muchas familias británicas. Al principio se instalaron en un suburbio de Melbourne, para mudarse posteriormente a Fremantle. Bon tuvo una adolescencia y una juventud bastante "moviditas": a los 15 años fue expulsado de la escuela, estuvo internado en un centro de evaluación y pasó nueve meses en la Institución Juvenil Riverbank acusado de dar una falsa identidad a la policía y escapar de la custodia legal. Hasta llegó a enrolarse en la Armada Australiana, pero lo licenciaron prematuramente por considerarlo un "inadaptado social".


Después de haber formado parte de numerosos grupos y bandas de la escena musical australiana, como The Spektors, The Valentines, Fraternity o Peter Head's Mount Lofty Rangers, Scott pasa a formar parte de AC/DC en 1974, convirtiéndose en uno de los cantantes más carismáticos del momento. Bon Scott conoce a los hermanos Malcom y Angus Young (los fundadores de AC/DC) de una manera peculiar: era el conductor de la furgoneta que el grupo usaba en sus desplazamientos. De él llegó a decir Malcom Young que "conducía a toda velocidad y como un loco".


Scott se convirtió en un verdadero icono del rock durante los seis años que estuvo al frente de la banda, creando escuela y sentando las bases que, durante años, los cantantes de rock del  mundo seguirían a pies juntillas. Su estilo descarado y canallesco, esa mirada pícara y lasciva que lucía siempre que podía, la particular forma de moverse que tenía encima de un escenario, sus continuas provocaciones y juegos con su público y esa voz tan personal con un timbre peculiar y único, hicieron de Bon Scott una de las imágenes más recordadas de la historia del rock & roll. A lo largo de esos seis años con AC/DC, Bon compuso numerosos temas junto a los hermanos Young, y sacaron a la venta discos tan exitosos como High Voltage, T.N.T, Dirty Deeds Done Dirt Cheap, Let There Be Rock, Powerage, If You Want Blood You´ve Got It y Highway to Hell.



Bon Scott, quien cabalgaba junto a AC/DC a lomos del éxito y la fama, vió como se truncaba su meteórica carrera una trágica noche del mes de febrero de 1980. La noche del 19 de febrero, Bon acudió al local Music Machine en Candem, Londres (actualmente conocido como Candem Palace), donde estuvo bebiendo junto a su colega Alistair Kinear hasta las tres de la madrugada. Ambos abandonaron el local y, durante el viaje, Kinear percibió que Bon se había quedado dormido (lógico después de la borrachera que había agarrado). Como no puedo ni tan siquiera sacarlo del coche, Kinear dejó a Bon Scott durmiendo la mona en el coche. Incluso subió a casa y bajó una manta para tapar a Bon y que no pasara frío. Quince horas después, Alistair Kinear se despertó y volvió al coche, encontrándose a Bon aún inconsciente. Temiéndose lo peor, le llevo al King´s College Hospital, donde los médicos no pudieron más que certificar su defunción por "intoxicación etílica y muerte accidental". Durante muchos años corrió el rumor de que Bon había muerto por broncoaspiración, ahogado en su propio vómito, cosa que fue desmentida años después por Alistair Kinear.


Bon Scott fue enterrado en el cementerio de Fremantle, y su tumba se convirtió rápidamente en un lugar clave para todos los fans de AC/DC y de la música rock en general. Tanta fama adquirió su sepultura como lugar de peregrinaje, que años después de la muerte del cantante, la National Trust of Australia incluyó su tumba en la lista de lugares clasificados como patrimonio de Australia.


En abril de 1980 Brian Johnson fue contratado como cantante de AC/DC y en julio de ese mismo año publican Back in Black (algo así como "Volvemos de Luto"), un disco con la portada totalmente de color negro en homenaje a Bon Scott y cuya primera canción, Hells Bells, comienza con unas campanas que tocan a duelo.  Con 50 millones de copias vendidas, el disco-homenaje a Bon Scott es el segundo disco más vendido de la historia (después de Thriller, de Michael Jackson) y el albúm de mayores ventas realizado por un grupo musical.


Bon, donde quiera que estés y a pesar de que ya han transcurrido treinta largos años desde tu marcha, el mundo del Rock & Roll no te olvida. Fuiste, eres, y siempre serás uno de los grandes. R.I.P.

Pd: el siguiente vídeo corresponde a la última actuación de AC/DC con Bon Scott al frente, grabada en España para el programa "Aplauso" diez dias antes de su muerte, pero emitida dos dias antes.

3 comentarios:

Serwan dijo...

Satan save Bon Scott !

Hell Bells forever.

Yeeeah

Dead Man Sam dijo...

Curiosamente venia escuchando el disco Let There Be Rock.
RIP Bon Scott!

Tani dijo...

Justo estaba viendo un documental sobre la vida de este genial rockero, la banda en si es para mi de las mejores de la historia del rock. Un lujo poder deleitarse con sus notas y sus letras.

Muchos besos rockeros, cielo

Related Posts with Thumbnails