El bosque es un lugar demasiado oscuro y profundo, tengo promesas que cumplir y mucho que viajar antes de poder dormir...

Encuentra lo que buscas...

Pontypool (Bruce McDonald, 2008)

Título original: Pontypool
Año: 2008
Duración: 95 minutos
País: Canadá
Género: Terror
Dirección: Bruce McDonald
Guión: Tony Burgess, basado en su libro Pontypool Changes Everything
Música: Claude Foisy

Grant Mazzy es un locutor y DJ, antaño estrella de la radio, que trabaja en una emisora local en Pontypool, un pueblo de Ontario (Canadá). Mientras se encuentra trabajando en el estudio junto Sidney, su jefa y productora, y su ayudante Laurel Ann, les empiezan a llegar noticias de su corresponsal de campo, Ken Loney, que informa de una serie de sucesos extraños que están ocurriendo en las cercanías de la clínica del Dr. Mendez, donde un gran número de personas se están comportando de forma errática y profiriendo extrañas frases sin dirigirse a nadie en concreto. A raiz de que la noticia llegue a la BBC y se confirme que las manifestaciones se están convirtiendo en algo extremadamente violento, el ejército pondrá al pueblo en cuarentena, mientras Grant descubrirá, desde la emisora, que quizás la culpa de todo esté en algo que viaja a lomos de las palabras...


Nueva grata sorpresa y enorme soplo de aire fresco para el panorama del cine de terror: eso es lo que es Pontypool, una película que ha pasado casi desapercibida en España (sólo proyectada en el Festival de Sitges 2009) en lo que supone la enésima metedura de pata de aquellos que deciden qué es lo que se distribuye y qué es lo que no. Pero en fin, supongo que lo que da dinero es la típica panda de adolescentes idiotizados masacrados sin piedad, y hay que dar la espalda a las producciones originales, divertidas e inteligentes.

El director Bruce McDonald ha conseguido una correcta historia tomando como punto de partida el guión de Tonny Burgess, basado a su vez en su novela Pontypool Changes Everything, en la cual el pequeño pueblo canadiense sufre una extraña epidemia que transforma a sus habitantes en una especie de sujetos alienados violentos (podemos usar aquí el vocablo zombies...). La originalidad radica en que ese comportamiento se contagia, aparentemente, por la palabra y el lenguaje. Puede que sea una propuesta arriesgada, pero el que no arriesga no gana, y aquí el cine sale ganando con una historia atractiva plasmada en pantalla con un presupuesto muy limitado y apenas usando como escenario la emisora de radio. En Pontypool menos es más, y no hace falta ahogar al espectador con efectos especiales a mansalva si lo que hay entre manos es un guión decente.

Y así es, con medios limitados, una buena historia y un genial personaje conductor, Bruce McDonald compone una película recomendable que destaca en muchos aspectos. Genial es la interpretación de Stephen McHattie como Grant Mazzy, un profesional ajado que está de vuelta de todo, un locutor carismático con aspecto de cowboy que al final de su carrera sólo le queda encargarse de un programa en una pequeña emisora de radio local en un pueblo totalmente anónimo donde apenas si hay movimiento...hasta que ocurre lo que ocurre. La actuación de McHattie (visto hace poco en Watchmen) es de las que hacen época pero no encuentran el eco necesario debido a la escasa amplitud de miras de los encargados de la distribución de films. Vale la pena sentarse a ver Pontypool sólo por el papel que borda Stephen McHattie.


Evidentemente no es una película perfecta, y puede que haya a quien le llegue a aburrir su arranque tardío, se canse de observar en pantalla el mismo escenario durante todo el metraje, o incluso le parezca un planteamiento grotesco, absurdo y descabellado. En cualquier caso, no dejo de recomendar Pontypool como una propuesta innovadora y refrescante, una película minimalista que puede que dé una nueva vuelta de tuerca al género zombie, que incluso puede que sirva de inspiración para futuros proyectos y, en definitiva, un film claustrofóbico y agobiante a la par que disfrutable y divertido en ocasiones, con verdaderos picos de tensión que ya quisieran otras películas para sí.


1 comentarios:

Rodrigo Nemeth dijo...

Concuerdo con tu critica,es una buena película y una genial actuación del locutor.Ahora me quedo ciertas cosas en el aire:
¿Cual era la palabra con que se transmite la "enfermedad"? y por ultimo el final ¿Salen vivos o murieron ahí?porque al final hay una escena que no se si lo viste que están en una cafetería

Related Posts with Thumbnails