El bosque es un lugar demasiado oscuro y profundo, tengo promesas que cumplir y mucho que viajar antes de poder dormir...

Encuentra lo que buscas...

Jinetes en la tormenta

Me encantan las tormentas. Por desgracia, tengo la mala suerte de vivir en un lugar donde no se prodigan demasiado, por no decir casi nunca. Pero me encantan. Además, me encantan antes, durante y después. Sentir ese presagio de que el cielo va a desatar su furia sobre la tierra, de que va a enviar a sus huestes eléctricas y su ejército de agua para purificarnos y redimirnos, el sentir en el ambiente la famosa "calma que precede a la tempestad"... Sentarme cómodamente frente a la ventana mientras contemplo la furiosa descarga, mientras admiro como se encienden las venas del firmamento y escucho el frenesí de esos tambores de guerra celestiales. Es una maravilla. Incluso a veces he sentido la imperiosa necesidad de situarme en el ojo del huracán durante una de ellas. Sentir más que nunca que estás vivo, llenarte de energía, contemplar el espectáculo privilegiado que sobre tí se cierne. Soy de esas personas que jamás corren cuando llueve, no busco ansioso ningún tipo de cobijo, prefiero seguir mi camino lentamente, sin huir de nada. Y luego, cuando todo ha pasado, todo huele a tormenta. De la tierra emana un increible olor a humedad que te cala hasta el tuétano, el ambiente se encuentra cargado de electricidad, la vegetación reluce con un fulgor especial, los animales vuelven a la vida despues del paréntesis abrumador....En fin, es uno de los espectáculos más impresionantes que nos ofrece la naturaleza. A veces, me gustaria que todo fuese tal y como cuenta la mitología nórdica, que las tormentas sean provocadas por el gran Thor, que surca la bóveda celeste montado sobre su carro tirado por dos cabras, en busca de gigantes a los que destrozar con su martillo Mjolnir. Y saber que los rayos son las chispas del metal de las ruedas labrando el suelo del firmamento, y los truenos son los martillazos que propina en los cráneos de los gigantes, mientras el vendaval hace ondear su melena dorada y esparce su orgullo por el mundo.... Una pena que Thor no surque este cielo más a menudo...

4 comentarios:

Perse dijo...

Yo quiero un poco de lo que estabas fumando cuando escribiste esta entrada xDDDDDDD

P.D. Buena cancion

Sonix dijo...

Oh, el vídeo ya no está ¿qué canción era?
La entrada me ha encantado... uf, ¡ya estabas aquí en el 2006!! A mí también me encanta el olor de antes y después de la tormenta, la lluvia, el color del cielo, los sonidos, los truenos, relámpagos y la calidad del aire, ¡me encanta todo! Sobre todo si estoy bien acompañada en casa, claro, pasar una tormenta sola me da mal rollo por si se va la luz (si es de noche).
Beso!

El Especialista Mike dijo...

La canción era Riders on the Storm, de The Doors...XD

Si, ya estaba en el mundo blogger en 2006, y aún no conocía a Perse en persona...XD Faltaban 2 meses..XD

Sonix dijo...

Muy apropiada la canción!
Jajaja, es como viajar en el tiempo esto, entonces. Es agradable recordar esas épocas cuando ya está uno con quien quiere (nosotros nos conocimos en persona en febrero de 2007, la misma época!) Qué bonito el amor!

Related Posts with Thumbnails