El bosque es un lugar demasiado oscuro y profundo, tengo promesas que cumplir y mucho que viajar antes de poder dormir...

Encuentra lo que buscas...

Caroline Munro, musa de la Hammer


Nombre verdadero: Caroline Munro
Fecha de nacimiento: 16 de enero de 1950, Windsor (Reino Unido)
Debutó en: El Abominable Dr. Phibes (1971)

La fama y el éxito de Caroline Munro comenzaron a fraguarse en su adolescencia, cuando ganó el concurso de belleza "Face of the Year", organizado por el periódico "The Evening News". Gracias a su triunfo en el certamen comenzó a trabajar como modelo para Vogue con apenas 17 años y no tardó en aparecer en portadas de revistas y en campañas de publicidad. Apareció en varias películas sin acreditar antes de que en 1969 debutara oficialmente con El Ladrón Rebelde, y ese mismo año protagonizó el western A talent for Loving. En 1971 debutó en el cine de terror de la mano de la productora Hammer en El Abominable Dr. Phibes junto al mítico Vincent Price. En el film Drácula 73 (que data de 1972) volvió a codearse con dos de los grandes actores del cine de terror: Christopher Lee y Peter Cushing. Ese mismo año repitió junto a Price en El Retorno del Dr. Phibes. Su última actuación para la Hammer fue en Kronos, Cazador de Vampiros, en 1974.


La siguiente etapa en la carrera de Caroline Munro es también en 1974, cuando protagoniza El Viaje Fantástico de Simbad, una entrañable película de aventuras que contaba con la excelente labor al frente de los efectos especiales del gran Ray Harryhausen y su técnica del stop motion o dynarama, creando una galería de monstruos y criaturas para el recuerdo (aunque para muchos otros sería el vertiginoso escote de Caroline Munro lo que quedaría para la posteridad).


En 1977 le llega una oportunidad que no desaprovecharía: la de convertirse en chica-Bond en La Espía que me Amó, junto a Roger Moore. En el film interpretaba a Naomi, secretaria y piloto particular del villano de la película que, tras coquetear con James Bond, es borrada del mapa por 007 con un misil. Vamos, un papel bastante irrelevante.


En 1978 protagoniza Starcrash, una simpática película italiana de serie B claramente inspirada por La Guerra de las Galaxias. Interpretando a Stella Star y acompañada por gente como David Hasselhoff y Christopher Plummer, Caroline Munro vuelve a lucir palmito para deleite de sus fans, que tendrían que conformarse con ver a su diva con un bikini mínimo como en ella era usual, ya que Caroline fué una de las pocas scream queens que no tuvo que recurrir a desnudarse en la gran pantalla para conseguir más papeles. Hasta la revista Playboy, que le ofreció ser chica de portada, se encontró con la negativa de la señorita Munro.


A partir de ahí comenzó un declive que la llevó a participar, sin pena ni gloria, en películas como Maniac (1980) o Slaughter High (1986). En España llegó a protagonizar sendas películas de la mano de dos directores clásicos del género: El Aullido del Diablo, dirigida por Paul Naschy en 1987, y Los Depredadores de la Noche, obra de Jesús Franco en 1988. Prácticamente, esas fueron sus últimas apariciones en la gran pantalla dignas de comentario hasta que en el 2003 decidió volver aunque sólo fuera para interpretar un pequeñísimo papel en Flesh for the Beast.

4 comentarios:

Perse dijo...

Ohhh...yo creía q esta chica había hecho mas pelis de terror....la verdad q ha hecho pocas!!!! Pero bueno, mona es jejeje ;)

PCPI 2 dijo...

ei tiio me mola tu blog te ire siguiendo, he visto por ahí la foto esa de Kill Your Idols que sale Jesus
no sabras la historia de esa camiseta, porque se la ponía axl? existia ya o algo?
bueno si quieres pasarte por mi blog ya sabes: http://elrockcomoamimesale.blogspot.com/
saludos!!

Anónimo dijo...

Caroline Munro poseía una belleza completamente hipnotizadora y excepcional, imposible no recordarla en papeles tan memorables como los que interpretó en 'Drácula 73,'El Viaje Fantástico de Simbad' o 'Starcrash'. Se dice que incluso estuvo a punto de protagonizar una película en la que hubiera dado vida a la siniestra heroína Vampirella; el célebre personaje de cómic de la editorial Harris que durante los años setenta ilustrara el genial Pepe Gonzalez de manera magistral. Sin embargo, el proyecto se quedó en nada. Toda una lástima, porque Caroline hubiera sido una Vampirella insuperable. Algo así como lo que pudo significar en el medio cinematográfico la imagen de Christopher Reeve para dar vida a Superman, o la de Johnny Weissmuller para inmortalizar a Tarzán.

Anónimo dijo...

Sin duda Caroline es una mujer impresionante.

Related Posts with Thumbnails